TECNOLOGÍA

El sector de los ultrabooks ha avanzado rápidamente en los últimos años motivado por ese sector de los consumidores que quieren portátiles que de verdad lo sean. Además, los ultrabooks han avanzado de la mano con los procesadores de ultrabajo consumo, que han ido subiendo notablemente de potencia, convirtiéndose también en más versátiles de cara a usarlos en un entorno profesional.

El modelo Swift 7 de Acer es uno de los últimos añadidos a este sector, orientado a los que quieran un equipo liviano pero que pueda ser utilizado sin problemas en las tareas cotidianas y presumiendo de delgadez con menos de un centímetro de grosor.

Análisis en vídeo

Características y diseño

El diseño del Swift 7 está hecho en aluminio, con una tapa en color negro con acabado mate y el resto del cuerpo en dorado. Al dejarlo sobre la mesa se ve enseguida un par de luces que indican si el equipo está encendido —en color azul si está en espera o naranja intermitente si está hibernado— y otro si está cargando. La tapa se levanta mediante dos bisagras en los laterales.

La pantalla del equipo es de 13.3 pulgadas con resolución FHD y es de tipo IPS con acabado en brillo de una gran calidad de color. Tiene una buena reproducción de colores, aunque los colores se notan ligeramente apagados, pero la calidad de la pantalla es muy alta.

P1100449

La pantalla cuenta con mucho marco, lo que afea un poco el aspecto del portátil. No tanto por su parte superior y laterales, que pueden considerarse como un tamaño de marco normal tirando a un poco amplios, sino más bien por su parte inferior. Son prácticamente 3 cm de marco en la parte inferior, que hace parecer que la pantalla de 13.3 pulgadas es todavía más pequeña de lo que es.

A pesar de ello, es un portátil con un excelente diseño. Está hecho en aluminio dorado con tapa hecha en negro mate, con remates muy atractivos, y llama la atención al cogerlo su poco peso, de 1.1 kg, y su grosor, de 9.98 mm. Esto lo hace un ultrabook que te puedes llevar fácilmente a cualquier lado, y seguramente llame la atención de los que puedan querer un equipo ligero y de buen diseño.

SWIFT 7, ACER
PROCESADOR Core i7-7Y75, 1.3 a 3.6 GHz, 2 núc./4 hilos, 4.5 W de TDP
GRÁFICA Intel HD 615 a 1.05 GHz
MEMORIA 8 GB, LPDDR3-1866
PANTALLA 13.3”, 1920 x 1080 px. IPS, acabado brillo, Gorilla Glass
ALMACENAMIENTO SSD 256 GB SATA3
PUERTOS 2x USB 3.1 tipo C (5 Gbps)
CONECTIVIDAD Wi-Fi 2×2 802.11 ac MU-MIMO, Bluetooth 4.1
BATERÍA Batería de 2770 mAh tipo Li-Po, fuente de 45 W
DIMENSIONES 324.6 x 9.98 x 229.6 mm
PESO 1.12 kg
EXTRAS Cámara web de 2 Mpx, conector de 3.5 mm.
PRECIO 1399 euros

El procesador que Acer ha incluido en este portátil es el Core i7-7Y75. Es un modelo de ultrabajo consumo, con un TDP de 4.5 W, y configurable con una bajada hasta los 3.5 W a decisión del fabricante para sistemas que estén aún más limitados en cuanto su refrigeración. Es de dos núcleos físicos o cuatro lógicos, con unas frecuencias que van entre los 1.3 GHz y 3.6 GHz. No es un procesador que vaya a aguantar bien estar trabajando continuamente, y alcanzará o mantendrá la frecuencia turbo de 3.6 GHz solo en momentos concretos. Dispone de 8 GB de memoria LPDDR3 a 1866 MHz, que es adecuada para la potencia que tiene el portátil.

La gráfica integrada en el procesador es una HD 615 de Intel, que funciona a una frecuencia base de 350 MHz y un turbo de 1050 MHz. Es una tarjeta gráfica integrada de las más modestas para portátiles, pero puede sacar señal a 4K.

P1100460

El teclado del portátil es de tipo membrana, aunque sin ninguna característica diferenciadora y no está retroiluminado. La corriente principal en este tipo de equipos es incluir teclas con distancias de actuación lo más pequeñas posibles, y en el Swift 7 tienen una altura normal. Aun así, en este caso las teclas resultan muy cómodas y agradables de apretar, y no hay que hacer tampoco demasiada fuerza para pulsarlas.

En el apartado del panel táctil, funciona bastante bien y es preciso, y sobre todo agradable de usar y tiene un buen tacto. Tiene una forma alargada, y todo el touchpad es táctil, por lo que se puede configurar sin problemas para que reconozca los gestos de clic derecho e izquierdo. Pulsarlo requiere un poco más de fuerza de la que sería ideal para alguien que esté más acostumbrado a ello, pero en general se trata de un panel táctil bastante bueno y que responde bien para lo que se suele ver en los portátiles con Windows.

Como buen ultrabook en los tiempos que corren, para reducir su grosor, Acer ha optado por prescindir de los conectores rectangulares USB tipo A por los más pequeños USB tipo C. Incluye dos de ellos tipo USB 3.0, uno de los cuales puede usarse para recargar y para conectar un monitor externo. También dispone de un conector de audio de 3.5 mm, y es todo con lo que cuenta en el plano de los conectores.

Swift 7, rendimiento y software

P1100461

Al utilizar un chip de ultrabajo consumo, Acer está orientando este portátil netamente a ser utilizado para trabajo ligero, tipo ofimático, presentaciones y edición básica. En cuanto al procesamiento, tiene un poco más de potencia que el Core i7-6500U de 15 W de TDP, aunque en el apartado del rendimiento gráfico no sea demasiado alto, aunque suficiente. No dista tampoco mucho de potencia del Core i7-7500U, aunque no es un procesador para realizar carga de trabajo pesada. El sistema de refrigeración pasivo tampoco lo permitiría.

Sigue sirviendo para jugar a títulos sencillos, como World of Warcraft o League of Legends, pero a calidades bajas si se quiere llegar a los 60 FPS, aunque se puede ganar algo de calidad bajando la resolución de pantalla. En los títulos más modernos es casi imposible jugarlos de manera adecuada incluso al mínimo de resolución y nivel de detalle.

SWIFT 7 CORE I5-6200U CORE I7-7500U> CORE I7-6500U
CINEBENCH R15, CPU 160 cb 262 cb 333 cb 312 cb
CINEBENCH R15, OPENGL 17.1 FPS 32.1 FPS 47.1 FPS 38.9 FPS
PCMARK 8, HOME 3021 2772 3438 2907
PCMARK 8, CREATIVE 3409 3176 3922 3497
PCMARK 8, WORK 3853 3587 4295 3798

El Swift 7 tiene preinstaladas varias aplicaciones de Acer para intentar aportar ciertas utilidades que puedan ser de ayuda a ciertos usuarios. No son demasiadas, por lo que no ocupan tampoco demasiado espacio de los 256 GB de que dispone el equipo.

Dispone de la aplicación Quick Access para cambiar la temperatura del color —un tipo de aplicación habitual en este tipo de equipos—, Care Center para mantener los controladores y las aplicaciones del equipos actualizados, y Recovery Management para la situación en que el equipo no arranque. También tiene preinstaladas algunas aplicaciones habituales en portátiles como Candy Crush Soda Saga o Netflix, que pueden ser desinstaladas si no se van a utilizar al igual que el resto del software de Acer.

Pantalla, USB tipo C y almacenamiento

P1100470

La pantalla del Swift 7 es de 13.3 pulgadas con una resolución de 1920 x 1080 píxeles, y tiene una alta calidad. Dispone de buenos ángulos de visión y llega fácilmente hasta los 350 nits de brillo máximo. La pantalla tiene un acabado en brillo que puede dificultar su uso en ciertas condiciones, como por ejemplo exteriores o en interiores según qué iluminación se tenga en torno a donde se encuentre debido a los reflejos. Como nota al margen, la pantalla cuenta con una capa de protección Gorilla Glass.

El equipo dispone de salida de vídeo por USB tipo C, por lo que se podrá dar un poco más de uso mixto para dentro y fuera de casa, ganando la comodidad de conectarlo a un monitor, teclado y ratón normales. Sobre este conector, la transferencia de datos se hace a USB 3.1 Gen. 1, al que generalmente se conocer como USB 3.0. Acer ha incluido con el portátil un conversor USB tipo C a USB tipo A, aunque no habría estado mal algún tipo de adaptador múltiple con alguna entrada HDMI y USB tipo A adicionales.

En el apartado del almacenamiento, el equipo dispone de un SSD de 256 GB de tipo SATA3, con unas velocidades adecuadas a lo que se puede esperar de este tipo de almacenamiento. Dispone de 531 MB/s de lectura secuencial y 241 MB/s de lectura aleatoria, que son valores correctos. Quizás podría haber sido deseable que incluyera un SSD de tipo PCIe, pero en el día a día no hay gran diferencia entre ambos tipos, y la inclusión de un PCIe habría generado potencialmente más calor dentro del equipo, por lo que la elección de Acer parece correcta.

Ssd

Temperaturas, autonomía y ruido

P1100464

El ultraportátil Swift 7 solo incluye refrigeración pasiva, por lo que el apartado del ruido no es un problema. Su procesador tiene un TDP de apenas 4.5 W, y son chips que pueden ser usados también en tabletas delgadas. El calor en la carcasa se sitúa por debajo de los 40 ºC, y concentrada en la zona por encima del teclado, por lo que no llega a ser un problema. Tampoco lo es el calor en la zona inferior, y se puede usar el portátil sin problemas en el regazo. En este aspecto, es un portátil magnífico.

Este ultrabook cuenta con una batería de 41.58 Wh, y el terreno de la autonomía es un punto en el que destaca. Dejando reproducirse videoclips de YouTube continuamente —lo que implica un uso continuo de la wifi— con un brillo calibrado en torno a los 180 nits, la autonomía supera las ocho horas. Acer promete una gran autonomía para este portátil y en la práctica lo cumple.

Si se está haciendo trabajo algo más pesado que haga un uso más intenso de la CPU o GPU, se sitúa por debajo de las cuatro horas de autonomía, que entra dentro de lo razonable, mientras que si se usara continuamente a carga completa no llegaría a las dos horas —un espacio que será muy poco habitual—. El cargador es de 45 W y permite la carga rápida a través del conector USB tipo C, lo que permite que se recargue en menos de dos horas.

El ultrabook más fino del mundo

P1100475

Acer ha presentado un ultrabook que es excelente para el público al que va dirigido. Ese público es aquellos usuarios que quieran un equipo ligero, que no tenga problemas con las tareas cotidianas y puedan trabajar a gusto con el portátil, con un funcionamiento silencioso. Este último apartado está asegurado ya que no dispone de ventilador, y hay muy pocos portátiles de este tipo.

Es un ultraportátil fino y elegante, mejorable en el aspecto del diseño en cuanto al aprovechamiento de la pantalla como están haciendo otras compañías en sus ultrabooks, pero que aun así resulta atractivo y de buen diseño. Tiene una buena autonomía con un bajo tiempo de recarga, por lo que será difícil quedarse sin batería.

Es un equipo muy completo para aquellos que quieran aprovechar lo que ofrece e incorporarlo en su día a día. Comparte más rasgos con una tableta que con otros portátiles y ultrabooks, como que no se calienta o no hacer ruido. Debido a que no tiene mucha competencia en este sector, y la que tiene incluye ventiladores o tienen otras carencias, el portátil puede resultar caro aunque no tenga alternativas. Siempre existirán portátiles más pesados y aparatosos con mejor precio, pero este es para los que quieren un ultraportátil que lo sea de verdad en todos los aspectos, de rendimiento, temperaturas, grosor y ruido.

8.4

Diseño9.25
Pantalla8.5
Rendimiento8
Software8.75
Teclado y trackpad8.0
Autonomía8

A favor

  • Buen teclado y *touchpad*.
  • Funcionamiento totalmente silencioso.
  • Su grosor y poco peso.

En contra

  • Aunque tiene un funcionamiento fluido, no sirve para trabajo de edición.
  • No dispone de conectividad moderna, como USB 3.1 Gen. 2 o Thunderbolt 3.
  • La tapa con acabado mate es un imán para las huellas.
  • El teclado no está retroiluminado.

La asombrosa historia de los reclusos que construyeron dos ordenadores dentro de una prisión.

1366_2000 (9)

Tan asombroso como increíble que incluso daría para guión de película o al menos serie de televisión. Y es que se acaba de descubrir que dentro de la Institución Correccional de Marion, en Ohio, una prisión de baja seguridad con capacidad para 2.500 reclusos, un par de presos construyó dos ordenadores con todo y conexión a internet, lo que les permitió seguir delinquiendo aún tras las rejas.

Según el reporte de 50 páginas del Inspector General de Ohio (MCI), los reclusos Adam Johnston y Scott Spriggs se aprovecharon del programa RET3, que consiste en reciclar viejos componentes de ordenadores y dispositivos electrónicos, para recolectar piezas funcionales y así construir un par de ordenadores. Ordenadores que estuvieron ocultos por más de cuatro meses en el techo de una sala de entrenamiento, una zona a la que los prisioneros no tienen acceso.

Porno, drogas, explosivos, fraudes…

Se encontró que los ordenadores eran unos monstruos cargados con porno, un servidor proxy de Windows, VPNs, servicios para VoIP, software antivirus, navegador Tor, una herramienta para hackear contraseñas y envío masivo de correos electronicos, así como un programa analizador de paquetes de código abierto conocido como Wireshark.

Ambos ordenadores estaban conectados a la red del Departamento de Rehabilitación y Corrección de Ohio (ODRC) gracias a un cableado ethernet de aproximadamente 335 metros, el cual recorría toda la institución hasta el interruptor de red donde se conectó a los puertos 16 y 10, lo que les daba acceso a internet. Para librar el firewall usaron las credenciales de Ray Canterbury, un contratista de la ODRC, credenciales que obtuvieron de forma sencilla dentro de la misma red de la institución.

Prison2networkswitch

Ya con el acceso a internet se dedicaron a descargar artículos sobre drogas caseras, explosivos, clonación de tarjetas de crédito, así como métodos para presentar reportes de devolución de impuestos y reembolsos para tarjetas de débito. Todo esto se consiguió a través del robo de identidad de varios presos de la misma institución, lo que también sirvió para solicitar tarjetas de crédito y realizar compras sin que los afectados se enteraran.

Pero además, al tener acceso a la red del ODRC tenían el poder de buscar la base de datos de los reclusos, todos sus datos personales, permisos para que los presos accedieran a zonas restringidas, así como a la modificación de registros disciplinarios, determinación de sentencias y la ubicación de personas que ya estaban en libertad.

Por supuesto, esto también se uso para descargar una gran cantidad de porno, series de televisión, música y hasta libros en PDF, todo con el objetivo de vender estos archivos dentro de la institución a través de tarjetas microSD y pendrives que se usaban en smartphones o tablets.

Prison3computerceiling

Con todo esto, era obvio que Johnston y Spriggs eran unos maestros y sabían bien lo que hacían. Pero se necesitaba un pequeño e insignificante error para que todo se viniera abajo. Y así fue, ya que un mensaje automático informó a los directivos del MCI que el viernes 3 de julio de 2015 un ordenador conectado a la red del ODRC había superado el límite diario de datos de internet.

Dicho ordenador contaba con las credenciales de Ray Canterbury, el contratista que sólo trabajaba de lunes a jueves, por lo que el ODRC inició una investigación para rastrear el origen de la conexión. Con lo que a los pocos días finalmente dieron con los ordenadores y posteriormente con los responsables.

El ODRC finalmente decidió hacer público el reporte con el objetivo de servir de ejemplo a otras instituciones en el país, además de que aceptaron la falta de supervisión. A día de hoy, ambos reclusos cumplen sus condenas por separado en otras prisiones del estado de Ohio, mientras que la investigación también encontró culpables a otros cinco presos que ya han sido trasladados a otras cárceles.

Así es como un PC con AMD Ryzen de 1.530 dólares aplasta a un Mac Pro de 5.660 dólares en Photoshop.

1366_2000 (8).jpg

AMD parece que en esta ocasión lo ha hecho muy bien, la llegada de Ryzen ha caído como una bomba en el sector donde Intel ha sido el rey por varios años. Aquí mismo en Xataka hemos dado seguimiento a los lanzamientos de los diferentes sabores de Ryzen, así como análisis y comparativas contra Intel, donde el nuevo procesador de AMD ha sacado el pecho de forma importante.

Ahora mismo en internet podemos ver una amplia gama de análisis, comparativas y hasta experimentos con el AMD Ryzen, pero hoy nos encontramos con un vídeo que está llamando mucho la atención. En dicho vídeo se hace una comparación del comportamiento en Photoshop de la bestia de Apple, un Mac Pro, contra un custom PC equipado con AMD Ryzen 1700.

Una batalla que parecía injusta

La comparativa ha sido realizada por Tech Guy, quien en su canal de YouTube ha subido un vídeo donde nos presenta por un lado un Mac Pro con 8 núcleos a 3,0 GHz con 64 GB de RAM, todo esto con un valor actual en el mercado de 5.660 dólares. Por el otro lado, tenemos un PC con con AMD Ryzen 1700 de igual forma con 8 núcleos a 3,0 GHz, pero con 16 GB de RAM, lo que según Tech Guy tiene un precio en el mercado de 1.530 dólares.

La actualización del PC hacia 64 GB en RAM para equipararse con el Mac Pro habría significado un aumento de 250 dólares en el precio, pero al ver las pruebas nos daremos cuenta que no son necesarios.

La prueba consistió en un Benchmark de Photoshop que se basa en una acción ‘Radial Blur’, la cual fue creada por el fotógrafo Keith Simonian y que podemos descargar aquí. Por supuesto los resultados son más que interesantes.

Tech Guy descubrió que esta operación en el Mac Pro nos tomaría 15 segundos, mientras que en el PC con Ryzen sólo necesitaríamos 8,8 segundos. Pero lo más interesante es que al hacer overclock a Ryzen hasta los 3,5 GHz el tiempo se reduce hasta los 7,7 segundos.

“El overclock de Ryzen 1700 nos ofrece más del doble del rendimiento que los 8 núcleos del Mac Pro, que cuesta tres veces más.”

Sabemos bien que Apple ha fallado con el Mac Pro, incluso la misma compañía ha salido a pedir perdón prometiendo que en 2018 veremos algo, ahora sí, centrado en los profesionales, ya que como vemos en esta prueba básica no quedan muy bien parados.